Yo solo oigo BLUES ‘n’ ROCK

Mis vecinos se quejan mucho de mi y no sé el porque. No hay porteros cuadrados con pinganillos en las orejas mirando de arriba a abajo impidiendo o facilitando la entrada a mi casa o[…]

…con lo bien que lo hago…

Cuando empecé con este blog (la nonagésima sexta vez) mi premisa era la de escribir mucho y bien. Ideas no faltan, tengo fibra óptica de la buena y los dos dedos corazón de las manos[…]

Los tiempos adelantan que es una barbaridad.

Los tiempos adelantan que es una barbaridad. Eso decían medio escandalizados y medio abisiblaos mis abuelos. Muchas veces pienso que si hoy regresaran de improviso de su viaje a no se sabe donde se abisiblarían[…]

Prefiero mirar y ver

    Pese a la que está cayendo estos últimos años cuando hablo con mis semejantes parece que les rodea un halo de optimismo. Esa es la impresión que dan cuando me lanzan el conocido:[…]

Mi último nuevo deseo

  Montar a caballo en un caballo, saltar en paracaidas y aterrizar de forma digna y sin una UVI móvil presente y tocar la guitarra con más de dos dedos son los únicos deseos y[…]

Proceloso, profundo, oscuro y frío océano

Esto no mejora. La sensación que tenemos la gente de a pie del estado general de nuestro país (es decir de nuestro trabajo, bolsillo, problemas sociales y política) es muy distinta a la que desde[…]

El gallinero

En nuestro país, España (de momento), estamos viviendo una etapa de desesperanza político-social realmente alarmante.  Nunca, es cierto, los españoles hemos tenido nada claro que la visión de futuro de nuestros gobernantes llegara más lejos[…]

Hago acto de contrición y fe

Categorías: Uncategorized
Etiquetas:
Publicado el: 08/01/2017

En el día de hoy, confundido y abochornado, he de confesar mi lamentable metedura de pata de ayer: Los Reyes Magos no vinieron a casa por mi comportamiento (falta de él) o por pasotismo sino por querer imbuirse de los nuevos tiempos.

Mis churumbeles me lo han explicado detalladamente (vía guasá, Feisbu y Yo tuve) con pelos y señales.

Los tiempos cambian, 2017 años haciendo lo mismo y portando los mismos presentes parece ser que aburren un poco, por lo que este año sus Majestades han deseado amoldarse a esta época de tecnología y despatarrantes avances científicos y han querido utilizar GPS y Amazon para repartir las ilusiones de todos los pedigüeños.
Quizá debido a su clara y notoria inexperiencia en el uso de tanto y tan buen progreso; la avanzada edad o la acumulación de pedidos en los almacenes este año se han despistado un poco (por no decir que por su falta de previsión se les ha acumulado el trabajo. No hay que hacer sangre tampoco y hurgar en la herida. Voluntad han puesto y eso debe valer algo, digo yo). O quizá debido a los problemas habidos especialmente en Madrid, según me han dejado caer los niños, se han multiplicado por la contaminación reinante. Los Reyes, al liarse con el GPS quisieron volver a la tradicional tradición de la Estrella de Belén, pero les fue imposible verla debido a la ya famosa y casi perpetua boina sobre los cielos matritenses.

Mi contraria por su parte lo achaca a los problemas habidos con los papeles en las distintas fronteras que han cruzado. Un negro y un moro y un blanco sospechoso y cargando infinidad de voluminosos paquetes … a saber que llevarán en ellos. Tal y como está el patio los registros han sido exhaustivos y la revisión de permisos y tal se ha realizado con lupas de las gordas.

Permitanme los Magos arrodillarme a sus pies y pedirles mis más sinceros perdones. Hago acto de contrición y fe y juro por el Niño Jesús que nunca nunca volveré a dudar de ellos y que tendré paciencia por lo menos hasta el verano para esperar sus regalos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*