Yo solo oigo BLUES ‘n’ ROCK

Mis vecinos se quejan mucho de mi y no sé el porque. No hay porteros cuadrados con pinganillos en las orejas mirando de arriba a abajo impidiendo o facilitando la entrada a mi casa o[…]

…con lo bien que lo hago…

Cuando empecé con este blog (la nonagésima sexta vez) mi premisa era la de escribir mucho y bien. Ideas no faltan, tengo fibra óptica de la buena y los dos dedos corazón de las manos[…]

Los tiempos adelantan que es una barbaridad.

Los tiempos adelantan que es una barbaridad. Eso decían medio escandalizados y medio abisiblaos mis abuelos. Muchas veces pienso que si hoy regresaran de improviso de su viaje a no se sabe donde se abisiblarían[…]

Prefiero mirar y ver

    Pese a la que está cayendo estos últimos años cuando hablo con mis semejantes parece que les rodea un halo de optimismo. Esa es la impresión que dan cuando me lanzan el conocido:[…]

Mi último nuevo deseo

  Montar a caballo en un caballo, saltar en paracaidas y aterrizar de forma digna y sin una UVI móvil presente y tocar la guitarra con más de dos dedos son los únicos deseos y[…]

Proceloso, profundo, oscuro y frío océano

Esto no mejora. La sensación que tenemos la gente de a pie del estado general de nuestro país (es decir de nuestro trabajo, bolsillo, problemas sociales y política) es muy distinta a la que desde[…]

El gallinero

En nuestro país, España (de momento), estamos viviendo una etapa de desesperanza político-social realmente alarmante.  Nunca, es cierto, los españoles hemos tenido nada claro que la visión de futuro de nuestros gobernantes llegara más lejos[…]

Joer, que eso no se hace hombre

Categorías: Uncategorized
Etiquetas:
Publicado el: 07/01/2017

Estoy desolado. Con la moral por el suelo y barrida debajo de la alfombra.Ya me parecía a mi que tanto optimismo por mi parte no era normal. Empezamos cojonudo el año.

El YIN y el YAN están hasta en la sopa. Lo que viene se va. Cría cuervos que te sacarán los ojos. Quien ríe el último se carcajea mejor. Lo peor no es eso, es la cara de gilipollas que se te queda. A mi usté no me dice eso a la cara, señor mío. Quien a buen árbol se arrima buenos cojones le cuelgan. Eso le pasa por no mirar, todo el día con el puto móvil.

Vaya disgusto tengo, jopelines … a día de hoy y mis queridos y adorados Monarcas Magos no se han pasado por casa y estoy perdiendo toda esperanza de que vengan.
De seguir así tendré que bajarles del pedestal y rebajarles a Duques Prestidigitadores en lugar de Reyes Magos.
Mamonazos. Todo lo que he hecho por ellos y mira por donde me salen rana.

Si es que no puede ser, hoy ya no te puedes fiar de nadie.
Mucho no te preocupes que este año ya verás tú lo que te traemos, para al final darte en los morros con el palo de romper piñatas.

Cabronazos. Cabronazos y malqueda. Joer, que eso no se hace hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*