Yo solo oigo BLUES ‘n’ ROCK

Mis vecinos se quejan mucho de mi y no sé el porque. No hay porteros cuadrados con pinganillos en las orejas mirando de arriba a abajo impidiendo o facilitando la entrada a mi casa o[…]

…con lo bien que lo hago…

Cuando empecé con este blog (la nonagésima sexta vez) mi premisa era la de escribir mucho y bien. Ideas no faltan, tengo fibra óptica de la buena y los dos dedos corazón de las manos[…]

Los tiempos adelantan que es una barbaridad.

Los tiempos adelantan que es una barbaridad. Eso decían medio escandalizados y medio abisiblaos mis abuelos. Muchas veces pienso que si hoy regresaran de improviso de su viaje a no se sabe donde se abisiblarían[…]

Prefiero mirar y ver

    Pese a la que está cayendo estos últimos años cuando hablo con mis semejantes parece que les rodea un halo de optimismo. Esa es la impresión que dan cuando me lanzan el conocido:[…]

Mi último nuevo deseo

  Montar a caballo en un caballo, saltar en paracaidas y aterrizar de forma digna y sin una UVI móvil presente y tocar la guitarra con más de dos dedos son los únicos deseos y[…]

Proceloso, profundo, oscuro y frío océano

Esto no mejora. La sensación que tenemos la gente de a pie del estado general de nuestro país (es decir de nuestro trabajo, bolsillo, problemas sociales y política) es muy distinta a la que desde[…]

El gallinero

En nuestro país, España (de momento), estamos viviendo una etapa de desesperanza político-social realmente alarmante.  Nunca, es cierto, los españoles hemos tenido nada claro que la visión de futuro de nuestros gobernantes llegara más lejos[…]

Mi último nuevo deseo

Categorías: (ireflexiones)
Etiquetas:
Publicado el: 09/03/2017

Montar a caballo en un caballo, saltar en paracaidas y aterrizar de forma digna y sin una UVI móvil presente y tocar la guitarra con más de dos dedos son los únicos deseos y las únicas experiencias que deseo.
Bueno, eso era antes, cuando mi edad me permitía mojarme la barriga.

Cocinar es lo que ahora me gustaría. No deconstruir un huevo de perdiz ojinegra de Mondoñedo ni tampoco alcanzar 7 estrellas Michelín. Un cocidito, una rica fabada, unas lentejas con chorizo, una lubina a la espalda o a la tripa … cocinar como se cocinaba antes, cuando limpiar perolas no era un arte digno de ser expuesto en un Museo de arte contemporáneo y no era necesario que los cuchillos fueran de metales arrancados a algún meteorito.
Pero para cocinar hace falta tiempo, ganas y un infínito amor por los demás. Abrir el frigorífico, tirar un filete a la sartén y trocear una lechuga y unos tomates para hacer una ensalada no es cocinar, es prepara nutrientes para que no te suenen las tripas de hambre.
Sin embargo, hoy por hoy no tengo tiempo. Quizá cuando me quede sin trabajo o me jubile.
O cuando aprenda a freir un huevo y sacarlo de la sartén con la espumadera y no con la pala ancha de madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*