Yo solo oigo BLUES ‘n’ ROCK

Mis vecinos se quejan mucho de mi y no sé el porque. No hay porteros cuadrados con pinganillos en las orejas mirando de arriba a abajo impidiendo o facilitando la entrada a mi casa o[…]

…con lo bien que lo hago…

Cuando empecé con este blog (la nonagésima sexta vez) mi premisa era la de escribir mucho y bien. Ideas no faltan, tengo fibra óptica de la buena y los dos dedos corazón de las manos[…]

Los tiempos adelantan que es una barbaridad.

Los tiempos adelantan que es una barbaridad. Eso decían medio escandalizados y medio abisiblaos mis abuelos. Muchas veces pienso que si hoy regresaran de improviso de su viaje a no se sabe donde se abisiblarían[…]

Prefiero mirar y ver

    Pese a la que está cayendo estos últimos años cuando hablo con mis semejantes parece que les rodea un halo de optimismo. Esa es la impresión que dan cuando me lanzan el conocido:[…]

Mi último nuevo deseo

  Montar a caballo en un caballo, saltar en paracaidas y aterrizar de forma digna y sin una UVI móvil presente y tocar la guitarra con más de dos dedos son los únicos deseos y[…]

Proceloso, profundo, oscuro y frío océano

Esto no mejora. La sensación que tenemos la gente de a pie del estado general de nuestro país (es decir de nuestro trabajo, bolsillo, problemas sociales y política) es muy distinta a la que desde[…]

El gallinero

En nuestro país, España (de momento), estamos viviendo una etapa de desesperanza político-social realmente alarmante.  Nunca, es cierto, los españoles hemos tenido nada claro que la visión de futuro de nuestros gobernantes llegara más lejos[…]

¿Porqué es todo tan complicado?

Categorías: Uncategorized
Etiquetas:
Publicado el: 20/02/2017

Hoy tengo el día torcido, para variar.

Cuando el despertador ha sonado me ha parecido que sólo había dormido una ligera siestecita. En el salón, el perro loco de mis hijos había destrozado concienzudamente todos los cojines del sofá y alrededores y el suelo de parqué parecía una bonita estampa nevada invernal. Al calentar el café me he quemado y he derramado prácticamente todo el reconfortante líquido sobre la encimera, el suelo y la manga de mi camisa. El transporte público sigue pareciendo púbico y sin trazas de higiene, continúan produciéndose matanzas salvajes para alcanzar un asiento libre y las escaleras mecánicas de subida llevan ya su segunda semana de mantenimiento. En el trabajo, al cambiar mi ropa de civil por el ropaje de currito, casi se me parten los huesos por congelación. El encargado parecía tener los mismos síntomas que yo y no ha parado de ladrar y morder. El tajo parecía el Amazonas en temporada de lluvias, las filtraciones por el agua eran increíbles y constantes. El horno y el microondas para calentar la tartera estaban más solicitadas que un empleo de funcionario en el Congreso.

carpeta 1 (500) Y toca regresar a casa: El transporte público sigue pareciendo púbico y sin trazas de higiene, continúan produciéndose matanzas salvajes para alcanzar un asiento libre y las escaleras mecánicas de subida llevan ya su segunda semana de mantenimiento. En el salón, el perro loco de mis hijos había destrozado concienzudamente todos los cojines del sofá y alrededores y el suelo de parqué parecía una bonita estampa nevada invernal. Para cenar lenguado. La sobremesa con Aida. La hartura del día me produce insomnio.

 Y yo me pregunto: ¿porqué no pueden ser las cosas sencillas y sin complicaciones?. ¿Porqué lo fácil se complica tanto?. ¿Porqué no puedo, sencillamente, repantingarme en la cama cerrar los ojos y dormir ?. Después de todo, mañana será igual que hoy.

¿Porqué es todo tan complicado?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*