Yo solo oigo BLUES ‘n’ ROCK

Mis vecinos se quejan mucho de mi y no sé el porque. No hay porteros cuadrados con pinganillos en las orejas mirando de arriba a abajo impidiendo o facilitando la entrada a mi casa o[…]

…con lo bien que lo hago…

Cuando empecé con este blog (la nonagésima sexta vez) mi premisa era la de escribir mucho y bien. Ideas no faltan, tengo fibra óptica de la buena y los dos dedos corazón de las manos[…]

Los tiempos adelantan que es una barbaridad.

Los tiempos adelantan que es una barbaridad. Eso decían medio escandalizados y medio abisiblaos mis abuelos. Muchas veces pienso que si hoy regresaran de improviso de su viaje a no se sabe donde se abisiblarían[…]

Prefiero mirar y ver

    Pese a la que está cayendo estos últimos años cuando hablo con mis semejantes parece que les rodea un halo de optimismo. Esa es la impresión que dan cuando me lanzan el conocido:[…]

Mi último nuevo deseo

  Montar a caballo en un caballo, saltar en paracaidas y aterrizar de forma digna y sin una UVI móvil presente y tocar la guitarra con más de dos dedos son los únicos deseos y[…]

Proceloso, profundo, oscuro y frío océano

Esto no mejora. La sensación que tenemos la gente de a pie del estado general de nuestro país (es decir de nuestro trabajo, bolsillo, problemas sociales y política) es muy distinta a la que desde[…]

El gallinero

En nuestro país, España (de momento), estamos viviendo una etapa de desesperanza político-social realmente alarmante.  Nunca, es cierto, los españoles hemos tenido nada claro que la visión de futuro de nuestros gobernantes llegara más lejos[…]

Proceloso, profundo, oscuro y frío océano

Categorías: Zoociedad
Etiquetas:
Publicado el: 06/03/2017
carpeta2 (166)Esto no mejora.
La sensación que tenemos la gente de a pie del estado general de nuestro país (es decir de nuestro trabajo, bolsillo, problemas sociales y política) es muy distinta a la que desde estamentos internacionales y nacionales nos parecen endilgar. Cuando nos dicen que desde el transatlántico ya han bajado los botes salvavidas y están flotando en el agua para poder subirnos a ellos nosotros seguimos viendo alguna que otra tablilla de madera alejándose o acercándose mecidas por el oleaje. Ahora la tocamos con los dedos, ahora tenemos que nadar muy lejos para alcanzarla. Y ya nos estamos cansando de nadar, la desilusión es nuestro respirar diario y la desesperación nuestro motor de vida.
Creer ver la isla salvadora que podríamos alcanzar, aun en la lejanía, y no conseguir poder llegar a ella es desesperante. Comprobar que quienes deberían tener la calma para llevarnos hasta esa isla parecen más desesperados que nosotros mismos, empeora, agiganta y desespera más todavía.
Ninguno de nuestros líderes parece realmente interesado en salvarnos. Todos dicen tener la solución, todos saben lo que hacer y todos creen tener la razón pero ninguno es capaz de reflexionar sobre si el otro ha encontrado un mejor camino sin corrientes marinas que nos alejen de la salvadora isla.
Y así nos va. Abandonados y solos en el proceloso, profundo, oscuro y frío océano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*