Yo solo oigo BLUES ‘n’ ROCK

Mis vecinos se quejan mucho de mi y no sé el porque. No hay porteros cuadrados con pinganillos en las orejas mirando de arriba a abajo impidiendo o facilitando la entrada a mi casa o[…]

…con lo bien que lo hago…

Cuando empecé con este blog (la nonagésima sexta vez) mi premisa era la de escribir mucho y bien. Ideas no faltan, tengo fibra óptica de la buena y los dos dedos corazón de las manos[…]

Los tiempos adelantan que es una barbaridad.

Los tiempos adelantan que es una barbaridad. Eso decían medio escandalizados y medio abisiblaos mis abuelos. Muchas veces pienso que si hoy regresaran de improviso de su viaje a no se sabe donde se abisiblarían[…]

Prefiero mirar y ver

    Pese a la que está cayendo estos últimos años cuando hablo con mis semejantes parece que les rodea un halo de optimismo. Esa es la impresión que dan cuando me lanzan el conocido:[…]

Mi último nuevo deseo

  Montar a caballo en un caballo, saltar en paracaidas y aterrizar de forma digna y sin una UVI móvil presente y tocar la guitarra con más de dos dedos son los únicos deseos y[…]

Proceloso, profundo, oscuro y frío océano

Esto no mejora. La sensación que tenemos la gente de a pie del estado general de nuestro país (es decir de nuestro trabajo, bolsillo, problemas sociales y política) es muy distinta a la que desde[…]

El gallinero

En nuestro país, España (de momento), estamos viviendo una etapa de desesperanza político-social realmente alarmante.  Nunca, es cierto, los españoles hemos tenido nada claro que la visión de futuro de nuestros gobernantes llegara más lejos[…]

Ellos, racionalistas, yo pragmático

Categorías: Uncategorized
Etiquetas:
Publicado el: 25/02/2017

Suelen llamarme raro, amargado, pesimista y, por supuesto, soplagaitas. Mi familia lo hace con cariñoso afecto corrector de los defectos. Mis amigos y compañeros … lo hacen a secas.

Les entiendo a todos ellos, pero no les comprendo ni quiero comprenderles. Yo miro la vida desde la tierra, pisando el suelo y pesadamente atraído por la gravedad terrestre, ellos tienen los pies levantados cuando la miran. Es cierto que muchas veces la pisan, pero para tomar impulso y dar grandes saltos que les alejen del duro pedregal.

En términos filosóficos ellos son racionalistas (1), yo pragmático (2).

Ellos, por ejemplo, creen en la Justicia, la Solidaridad, la Verdad; yo no creo en ello. ¿Deberían existir e incluso en algún momento podrían ser necesarias?, quizá.
Sin embargo mis huesos me dicen que sólo son términos grandilocuentes y utópicos. Lo que ayer fue verdad, solidaridad y justicia hoy no lo son. Como mañana tampoco lo serán nuestra justicia, solidaridad y verdad de hoy.

Conceptos abstractos que sirven de herramientas para convivir y que todos piensan que son y debieran ser hechos tangibles.

Pues vale. Yo seguiré con mis rarezas, mi soplagaitez y mi pesimismo. Así no se me caerán los palos del sombrajo del optimismo cuando llegue la tormenta perfecta (una vez más).

carpeta2 (91)

(1) – Es el sistema de pensamiento que acentúa el papel de la razón en la adquisición del conocimiento, en contraste con el empirismo, que resalta el papel de la experiencia sobre todo el sentido de la percepción.

El racionalismo sostiene que la fuente de conocimiento es la razón y rechaza la idea de los sentidos, ya que nos pueden engañar; defiende las ciencias exactas, en concreto las matemáticas y dice que posee contenidos innatos, es decir, ya nacemos con conocimientos, solo tenemos que “acordarnos” de ellos. Usa el método deductivo como principal herramienta para llegar al verdadero conocimiento.

 

(2) – Se caracteriza por la insistencia en las consecuencias como manera de caracterizar la verdad o significado de las cosas. El pragmatismo se opone a la visión de que los conceptos humanos y el intelecto representan el significado real de las cosas, y por lo tanto se contrapone a las escuelas filosóficas del formalismo y el racionalismo. También el pragmatismo sostiene que sólo en el debate entre organismos dotados de inteligencia y con el ambiente que los rodea es donde las teorías y datos adquieren su significado. Rechaza la existencia de verdades absolutas, las ideas son provisionales y están sujetas al cambio, a la luz de la investigación futura.

Para los pragmatistas, la verdad y la bondad deben ser medidas de acuerdo con el éxito que tengan en la práctica. En otras palabras, el pragmatismo se basa en la utilidad, siendo la utilidad la base de todo significado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*